¡Muchas gracias a todos/as …!
Ahí van unas imágenes para el recuerdo, y vuestras palabras para acompañar:

Testimonio de Bárbara:

Para mí fue un día muy bonito compartido con mi familia. Después de las dinámicas y de escuchar a los demás participantes del taller y sus experiencias, así como a vosotras, recordé que se puede transformar el dolor de una pérdida en amor y de esta manera, todo es mucho más liviano y llevadero.
Adopto esta manera de llevar la muerte de un ser querido: recordar todo lo bonito compartido, sentirme afortunada por las vivencias junto a ese ser y -repito- transformar el dolor en amor. Gracias.

Testimonio de Edurne:

La primera vez que vinimos a estos talleres, mi hija comentó «Mamá, siempre que venga Mar yo quiero venir…» y con este ya vamos por el tercero (!). Me gusta que en cada ocasión las propuestas pueden variar (los cuentos y las actividades: pintar, barro, decorar cajas…), lo que permanece es el permiso para expresar libremente -cada cual como sienta- y acoger lo que surja, desde el respeto y el cariño.
Se crea un clima especial, que para mí es lo enriquecedor. Sigo aprendiendo cada vez, tanto de quienes participan como de Mar y equipo en la manera de conducir la experiencia del grupo. Y sobre todo salgo agradecida siempre: es un lujo pasar unas horas disfrutando, sin presión, pudiendo llorar o reír o todo junto. Un regalo.

 

Testimonio de Mariah:

Después de poner cuidadosamente la inmensidad que transborda dentro del pecho en una pequeña caja, todo lo demás se hace tan diminuto. Quizás seamos los únicos animales que tienen tanta consciencia de la muerte, quizás este sea nuestro mayor dolor, nuestra grande angustia, la misma consciencia que nos brinda la oportunidad de un despertar del Ser para seguir plenamente vivos.

El duelo de perder a quien amamos aún es un tabú debido a su naturaleza tan desconcertante pero cuándo juntos nos encontramos en la libertad de sentir y tenemos la valentía de hacerlo juntos, el alma se expande, transcendemos todas las contradicciones.
La emoción que nos paralizaba ahora es la que propulsa la acción.
Agradezco a todos que han tenido el valor de tocar en lo más profundo y sensible de nuestra condición humana. Somos compañeros de evolución y si algo aprendemos de la muerte es que todo, absolutamente todo, incluso este dolor… eso también pasa.
Muchísimas gracias a Jasmine Cortina y a Mar Cortina de la Didáctica de la Muerte por la confianza y por esta maravillosa experiencia.

Testimonio de Jasmine:

Para mí ha sido una maravillosa experiencia en la cual he aprendido a soltar todo el dolor que llevaba dentro y convertirlo en una preciosa cajita, recordando sobretodo a una persona muy especial para mí, mientras iba decorando mi caja iban apareciendo imágenes de esa persona y momentos que pasamos juntas. Me gustó mucho el momento de poder compartir con los demás el significado de mi caja y de poder escuchar, sobretodo a los niños y niñas, sus historias sobre su caja. Precioso día y preciosa experiencia.

 

Categorías: eventos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *